Alfredo & Rocío - Jairo Milla Videógrafo
Videógrafo - Vídeos de Boda en Málaga, Córdoba, Cádiz, Granada, Jaén, Badajoz
562
single,single-portfolio_page,postid-562,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.3.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

 

Cuando Rocío me llamó meses antes de su boda, me explicó que buscaba algo especial. Quería guardar lo que sería uno de los días más felices de su vida de forma que reflejara todo el cariño y detalle con preparaban su boda. Si soy sincero, al principio me puse algo nervioso pues las expectativas de cada uno solo se encuentran en su cabeza, y quería estar a la altura de tal responsabilidad.

Pero tanto Rocío como Alfredo me hicieron un regalo previo, me dejaron ver cómo eran en realidad y me dejaron el que a la postre sería el guión que contaría su propia historia. Acompañarlos una sola tarde, sirvió para que el soleado día de su boda me sintiera como entre amigos.

Entrar en la vidas de las personas como espectador de grandes historias y ser acogido entre maravillosas familias es siempre algo muy especial para mí.

Alfredo me recibió en su casa de Torre del Mar en un precioso ambiente familiar, donde me confirmó su amabilidad y buen trato.

Para acompañar a Rocío en sus preparativos me desplacé hasta el hotel DoubleTree by Hilton Hotel Resort & Spa Reserva del Higueron en Fuengirola, Málaga.

Ese día lucía aún más su maravillosa sonrisa y sus ojos radiaban como nunca, era su día sin lugar a dudas.

El emotivo enlace se desarrolló en la Iglesia de los Santos Mártires en el centro de la ciudad de Málaga, y disfrutamos de una espectacular celebración en el encantador Jardín Botánico de la Concepción, engalanado con múltiples detalles que Alfredo y Rocío prepararon con cariño.

Fue genial disfrutar de un ambiente tan alegre y una espectacular noche.

Cuando me paré a pensar por un momento, me di cuenta de que tenía todo lo necesario para contar una preciosa historia.

Gracias a Alfredo y Rocío por dejar en mis manos parte de algo que seguro los acompañara para siempre, recuerdos vivos, todo un honor.

Con cariño, Jairo.